Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
“A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS”

Luego de más de diez años de solicitar un apoyo económico para el mantenimiento de este sitio a Organismos del Estado, tanto Nacional como Provincial y Municipal e incluso a la actividad privada y no teniendo respuesta alguna, recurrimos a la solidaridad de nuestras lectoras y lectores.
Si usted desea colaborar a voluntad (todo aporte, por mínimo que parezca, es útil) puede hacerlo a:
CBU: 01401055 03504256471340 - Cuenta nº: 564713/4
Banco de la Provincia de Buenos Aires. MUCHAS GRACIAS

Te cuento leyendas
LEYENDA DE LOS ENAMORAD0S

por por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

Muchos eran los pueblos que habitaban esta América morena antes de la llegada de los conquistadores.

Los Aztecas era uno de los pueblos más poderosos e importantes, ellos se asentaban en lo que hoy conocemos como México.

Pero también existían otros pueblos más pequeños que vivían en esas ricas tierras, y al no poseer supremacía, debían rendir tributo al aguerrido pueblo Azteca.

No eran pocos los que protestaban sobre las imposiciones a que debían someterse empobreciéndose lastimosamente, pero nadie osaba revelarse porque el imperio era cada vez más fuerte y aumentaba su magnificencia cada día más.

Dicen que dicen...que uno de los pueblos sometidos por los Aztecas era el pueblo de Tlaxcala, y la máxima autoridad allí, cansado de la presión, decidió sublevarse.

Este hombre enérgico y poderoso amaba a su pueblo, confiaba en sus guerreros, y si bien sabía que una guerra era algo espantoso, sabía que ya era hora de poner fin a esa situación.

Él confiaba en un joven llamado Popocatepetl, el más joven, pero el más valiente, y fue a quien le encargó, que guiara a sus huestes.

El muchacho aceptó con alegría y convicción semejante honor, ya que, en quién en él confiaba, además de ser la máxima autoridad de su pueblo era el progenitor de su amada Ixtaccihualt, la más bella flor de toda la comarca, y por quien todos los jóvenes suspiraban, pero ella sólo tenía ojos para el apuesto Popocatepetl, con quien compartía dulces momentos, ellos soñaban formar una familia, siempre y cuando e l gran jefe diera el visto bueno.

Los amantes esperaban el atardecer para reunirse y luego entre abrazos, caricias y besos planeaban su futuro, al despedirse la joven se quitaba la corona de flores blancas que adornaban su hermosa cabellera y se la obsequiaba a su prometido como prenda de su amor.

El muchacho solía dormirse aspirando el dulce aroma de esas flores.

Los días discurrían afanosos y los preparativos eran cada día más intensos, la contienda era cada vez más inminente.

Era preciso que el padre de Ixtaccihualt aprobara esa unión antes de la partida.

Ambos jóvenes se presentaron ante el gran jefe, que al ver el cariño que los enamorados se profesaban no pudo más que consentir, pero abrazándolos, les hizo un pedido, les solicito que la unión se llevara a cabo una vez que Popocatepetl volviera victorioso de la guerra. Popocatepetl se sentía confiado. Los jóvenes amantes tuvieron una dolorosa despedida, la joven no podía ocultar su miedo. Él le prometió traer la victoria para su pueblo, y ella entre lágrimas, le pidió que se cuidara, y una vez más, al despedirse se quitó la corona de flores blancas y se la obsequió.

Él tomó las flores entre sus manos, aspiro su perfume y la guardo sobre su corazón.

Al amanecer, la partida era un hecho, todo estaba listo, los guerreros con sus lanzas en alto marchaban llevando sus estandartes en alto y dando fuertes gritos a modo de arenga, mientras tanto el pueblo los vivaba y les daba aliento para enfrentar al opresor.

Popocatepetl encabezaba la larga fila de valientes que heroicamente marchaban para alcanzar la victoria.

Al llegar a lo más alto de la colina, Popocatepetl trato de divisar a Ixtaccihualt y levanto la corona de flores se despidió, luego desapareció más allá del horizonte.

La joven entre lágrimas, pero en silencio, pidió protección al cielo, luego rodeada de los suyos, pero empapada en salobres lágrimas vio como la columna de valientes guerreros que se alejaba detrás de la colina.

Pasaron varias lunas sin que llegaran noticias de quienes no se permitían desfallecer.

Los Aztecas repelían la agresión, pero a los Tlaxcalenses los motivaba el valeroso Popocatepetl, sus ansias de libertad y la promesa de llevarlos a la victoria.

El poderoso enemigo al verse cercado volvió sobre sus pasos y se atrinchero frente a las murallas de Tenochtitlán, a orillas del lago Texcoco. Allí se llevó a cabo la contienda final.

Muchos hombres sucumbían en la batalla final. Los gritos de guerra, ayes de dolor y ríos de sangre cubrían el espacio, el espanto de la guerra mostraba su peor escenario, los jinetes se desplazaban entre cuerpos mutilados, deshechos, irreconocibles.

Al fin, los guerreros de Tlaxcala dieron fin a la lucha, reconociéndose vencedores.

Sin embargo, a pesar de la cruenta victoria, el temor empañaba la alegría, Popocatepetl no aparecía y todos temían lo peor, buscaron el cuerpo denodadamente, día y noche, pero el joven líder no aparecía, ni vivo ni muerto.

Dándose por vencidos, un grupo decidió regresar a Tlaxcala para comunicar el triunfo, pero los más cercanos a Popocatepetl decidieron no abandonar la búsqueda.

Cuando el primer grupo llegó a Tlaxcala todos preguntaban por Popocatepetl y así se enteraron que su cuerpo no había sido encontrado y que se temía lo peor.

Mientras tanto, los más leales continuaban revisando rincón por rincón, hasta que, en un repecho de camino, en medio de unos matorrales, lo encontraron malherido y en medio de su inconsciencia murmuraba el nombre de su amada oprimiendo contra su pecho sangrante, una corona de flores blancas.

Con amor y esfuerzo le curaron las múltiples heridas y en cuanto se repuso emprendieron el regreso.

Cuando el primer grupo arribó a Tlaxcala y Popocatepetl no era de la partida, la noticia corrió como reguero de pólvora y cuando llegó a oídos de Ixtaccihualt ella no pudo soportar la mala nueva, sufrió un fuerte colapso.

El padre desesperado reunió a los ancianos sabios y a los mejores shamanes, aunque prepararon brebajes, pócimas y ungüentos nada logró restituirle el hilo de la vida que se fue apagando hasta dar el último suspiro.

El gran jefe, su padre, hizo que depositaran el cuerpo sin vida sobre un colchón de flores blancas, soltarle los renegridos y largos cabellos y una vez que se los cepillaran ceñirle la diadema de flores, tal como ella la usaba.

Repuesto de las heridas, el valiente guerrero regresa triunfante a Tlaxcala, lo recibe una comunidad profundamente triste a pesar de la victoria obtenida.

No hubo aplausos ni vítores. Un presentimiento aterrador se apoderó del guerrero.

Fue el padre de Ixtaccihualt quien le comunico la amarga noticia, él cayó de rodillas suplicante, le era imposible asimilar, que aquella dulce muchacha llena de vida, hubiera dejado este mundo.

Luego se anotició que ella no había podido soportar la noticia de su muerte.

Más tarde, el joven fue conducido hasta donde se encontraba el cuerpo de la muchacha, al verla allí lívida, despojada de su candor, inmóvil, fría, dio un grito estrepitoso, un aullido que parecía provenir del centro de su alma y abarcar todos los rincones de la tierra.

Después de contemplar el cuerpo inerte de quien fuera su eterno amor, la alzó amorosamente en sus brazos y sin dejar de llorar copiosamente a paso firme atravesó la comunidad y se dirigió a las colinas, sin descuidar el cuerpo buscó un valle y allí depositó en cuerpo sobre una alfombra de hierba verde, le acomodo la corona de flores blancas que traía consigo y extrajo de sus ropas el cuchillo de obsidiana con el que había peleado por su pueblo como único valor terrenal que, clavándolo en el suelo a modo de ofrenda, le suplico a los cielos que le permitieran reencontrarse y unirse a su amada para toda la eternidad.

En ese preciso momento la tierra crujió, el cielo se tiño de negro, hubo relámpagos y truenos ensordecedores hicieron que la tierra toda se sacudiera y una terrible tempestad se descargó, trayendo consigo una copiosa lluvia que caía a vendavales acompañada de granizo y vientos huracanados.

El vendaval se sereno justo al llegar el día, poco a poco el sol trepó los cerros y surgió un cielo celeste y apacible, despidiendo un aroma tibio y sereno.

Allí donde se alzaba un sereno valle se levantaban dos volcanes cuyas cimas se encontraban cubiertas de nieve y cuyos perfiles mostraban la figura de una de una delicada mujer tendida sobre un tapiz de flores blancas y aún humeante, pero mucho más alto, dejaba ver el perfil de un guerrero custodiando el sepulcro de su amada.

En honor a ellos, el primer volcán, aún humeante recibió en nombre de Ixtaccihualt, que significa mujer dormida, y el segundo Popocatepetl, la montaña que humea.

Hoy en día siguen emitiendo ese humito, que ni el tiempo ni la muerte ha podido apagar, esa encendida llama del amor que ambos amantes se profesaban. 

 



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 7791737







Más de Te cuento leyendas

LEYENDA PARAGUAYA DE IRUPÉ Y PANAMBÍ

LEYENDA MEXICANA : CANEK Y SAC-NICTÉ

LEYENDA MEXICANA DE LA FLOR DE CACTUS.

EL CERRO URITORCO Y CALABALUMBA.

LEYENDA DEL TERO

LEYENDA DEL VOLCÁN TURRIALBA

LEYENDA DEL CHURRINCHE

LEYENDA DEL PUMA YAGUÁ.

LEYENDA DEL ÑANDUTÍ (DE ORIGEN GUARANÍ)

LEYENDA DE LOS ENAMORAD0S

LEYENDA DEL MISTOL

LEYENDA DEL HUITRAL

LEYENDA LA CIRIAGO

LEYENDA DE LOS PÉTALOS DE LA RODOCROSITA

LEYENDA DEL PUDÚ

LEYENDA DEL BUFEO (DELFÍN)

BIBOSI EN MOTACÚ - LEYENDA DE BOLIVIA

LA MULATA, LEYENDA MEXICANA

MARÍA LIONZA, LEYENDA VENEZOLANA

LEYENDA DE LA GUITARRA

LEYENDA DEL ZORZAL COLORADO

LEYENDA DEL OMBÚ

LEYENDA DE LAS TOTORAS

LA FLOR DE AMANCAY

LEYENDA DEL YARAVÍ

LEYENDA DEL CÓNDOR

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LEYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAÚ

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar