Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
“A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS”

Luego de más de diez años de solicitar un apoyo económico para el mantenimiento de este sitio a Organismos del Estado, tanto Nacional como Provincial y Municipal e incluso a la actividad privada y no teniendo respuesta alguna, recurrimos a la solidaridad de nuestras lectoras y lectores.
Si usted desea colaborar a voluntad (todo aporte, por mínimo que parezca, es útil) puede hacerlo a:
CBU: 01401055 03504256471340 - Cuenta nº: 564713/4
Banco de la Provincia de Buenos Aires. MUCHAS GRACIAS

Diarios, revistas y otros papeles
CARDOZITO GOLEADOR

Foto del perfil "El sueño del pibe" (Facebook)

Tamaño A+ A-

"EL JUGADOR DEBE TENER HAMBRE DE GLORIA" (DIEGO ARMANDO MARADONA)

por Bosco Ortega

Hijo de Crispino Cardozo, todas las siestas de domingo, su cuerpo flaco era un silbido moreno, sentado junto al carrito de golosinas, hecho con un cajón de frutas y dos ruedas de triciclo. Don Crispín, decía la barra, lo llevaba a los partidos de la Liga Chaqueña de Fútbol. Juancito se acallaba, inmutable, hasta el sonido del silbato del referí. Su padre, con su habitual parsimonia campiriña, asentía con un golpe de cabeza, y el pequeño entraba corriendo al estadio. El permiso era tácito. Juancito constituía una suerte de mascota compartida en las canchitas resistencianas. Más aún, el permiso del policía lo guiaba, en directo, a un costado del campo de juego.

La mutación aparecía en los descansos de los partidos. Era una clave fija que Juancito "custodiara" la pelota, mientras los jugadores se reanimaban en los precarios camarines, adensados por su follaje de adrenalina y aceite verde. El niño al que apodamos Terito por sus piernas largas, sombra de jabalina, iniciaba sus sesiones de prestidigitación.

Toda la línea entre un córner y el otro, extendía su escenario de cal y alambrado. Juancito iniciaba la rutina prodigiosa con un leve compás de su empeine, pétalo en alpargatas, que ponía, casi fija, la pelota en la cima de su cráneo: un planeta en la órbita de un compás. Luego un péndulo de redondos latidos; y un nido entre nuca y espalda, para "empollar" la número cinco; un "taquito" de varios toques; una "sentadita" con los muslos ágiles y la esfera, flotando en la punta de un chorro de agua, y una síncopa de tendones y tensiones por un solista que afinaba instinto y cerebro.

El retorno de los gladiadores cronometrados remitía a Juancito a su estar absorto. Al lado del utilero y los suplentes, miraba con la agudeza de un lince en trance las escenas seriales de su Olimpo dominguero. Abstraído de los ácidos epítetos de la popular, parecía un grumete oteando el mar picado de la cancha, bajo el oleaje encendido de las tribunas. Después, el triple soplido del silbato lo devolvía, cantando bajito, al carrito de Don Crispino.

Un similar gesto distraído mostró esa vez ante un entrenador de la escuela Ángel Labruna, de River Plate. Se alzó de hombros y dijo, apenas: Sí. Tenía, entonces, doce años. Pero fue su padre quién accedió, previo arreglo de las cláusulas del contrato, la garantía de los estudios y, ante todo, una pieza en la casa de su hermano que vivía en La Matanza. "Que juegue en el club, dijo, pero que viva con su familia". Juancito, como siempre, obedeció con el silencio.

El festejo del contrato se hizo en la casita humilde de los Cardozo. Incluyó un asado con "piqueta", bailanta y descanso con guitarreada que comenzó un viernes y cesó el sábado, por la noche. Don Crispino, en su estilo frontal, le advirtió, a grito claro, para que todos escucharan: "Donde vaya, como el Diego: que Villa Libertad sea como Villa Fiorito". El vaso de tinto en alto selló el mandato. Y en una de aquellas pausas para los bailarines, mientras los invitados alternaban con los vecinos, nos ofreció la silente dimensión de Juancito. Los hermanos del pibe, ante una seña desde la punta de la mesa, fueron a la pieza de atrás, para, luego, salir con instrumentos musicales. El mayor dejó su bandoneón en una silla, y mientras el que le seguía en edad afinaba su guitarra, salió y trajo una vistosa "verdulera", esmaltada en rojo y blanco, que, sin consulta, puso en los brazos de Juancito. El pequeño miró en torno, y, tras media sonrisa, abrió la diminuta mariposa sonora. La melodía fluyente anegó la madrugada y sus riberas. Nos pareció Blasito Martínez Riera, en estado de infancia y sin los anillos en todos sus dedos. Un duende magnético, picaresco y efusivo, semejante al que deslumbraba en los potreros, percutía las botoneras con el desangre letánico de La Calandria: alianza de húmeros y falanges. Don Crispino, en medio de los aplausos sorprendidos, confesó su ecuación silvestre: "Si es bueno con las piernas, tiene que serlo con las manos".

Las pupilas vidriosas del ómnibus de La Estrella plasmaron para el andén de la barra, el rostro con lágrimas del niño y el perfil contenido de su padre. Aquella imagen fue una postal rediviva durante muchos domingos. Después, voraz y paulatino, el tiempo dispone sus demandas.

 


¿Sería como este pibe el hijo de don Crispino Cardozo?

 

En uno de los viajes a la Capital Federal logré una entrada para el encuentro de River con San Lorenzo, en el Monumental. A las 15, en el partido de reserva, divisé el modo singular de su "moverse" en la cancha y, por supuesto, sus inequívocas piernas delgadas. Esa tarde, marcó el segundo de los tres goles con que "los gallinas" aseguraron la victoria. "Peinó" el balón con el medio giro de su frente y lo colocó en un ángulo, de giro, sin moverse: punto medio entre el billarista y el acróbata. Varios minutos de la tarde fueron suyos. La cumbre fue una ocurrencia, propia de un repentista genial. Corría en línea, marcado por un defensor, cuando de pronto "fricciona" el esférico con los talones y lo levanta, con una caricia del botín derecho, sobre la cabeza del rival. Un insólito "caño" aéreo, llamado "sombrerito". La pelota entre las piernas entre sus piernas era un relámpago giratorio. Iluminaba los movimientos. Perfeccionado, pero idéntico a las siestas en Regional.

Regresé y durante varios vinos tuve que repetir las jugadas en el boliche de Mariasch. Después, el taller y las deudas me llevaron contra las cuerdas. Mi rutina de urgencia no me dejaba reparo para la radio orejera: ni Pampa y cielo, ni la voz de Monti en Radio Chaco. Una tarde, casi de noche, volví a la casa y apuré unos amargos con la patrona. El destello glaciar del televisor emitió el comunicado de la Cancillería con la declaración de guerra del Reino Unido. La Hermanita Perdida de don Atahualpa Yupanqui tenía ganas de volver a la patria, pero el imperio yanqui se alió con el inglés.

La misma tarde que suspendieron el partido entre For Ever y Central Norte, el viejo nos contó del llamado al frente de combate para Juan Cardozo, El Terito. Se lo percibía preocupado, y no menos orgulloso. "Un correntino, anticipó, es soldado de un destino superior". Lo que siguió, todos conocen.

Fuimos, sin ausencia alguna, a esperarlo a la estación del Ferrocarril General Belgrano, que, aun, pertenecía al estado argentino. Un par de metros, más adelante, aguardaba don Crispino con su familia y un grupo de vecinos.

No costó esfuerzo reconocerlo. La tez morocha, la cara angulosa y el pelo negro y espeso, mantenían sus criollas facciones, pero muy demacrado. Esperamos varios y tensos minutos. Juancito demoraba en bajar del tren de línea, vuelto convoy militar. El Negro Rossi rompió el mutismo: "Hay que darle tiempo al pibe, vamos". Caminamos, junto a las vías, desde Rodríguez Peña hasta Las Heras. Nos sentamos, callados, bajo un paraíso centenario. El taladro de las chicharras perforaba la gravitación provinciana. Un pueblo seguía de pie, sobre la sangre heroica que dignificó la derrota.

Cuando llegamos, estaba en el fondo del patio, a solas, con su madre. Las piernas cubiertas por una manta que observaba un repliegue, un declive. La síntesis más potente fue la muleta, recostada en la silla y su acordeón posado en un banquito de paja trenzada.

Juan Cardozo heredó el puesto de venta en las puertas de las canchas. El carrito, convertido en puesto ambulante, muestra signos de progreso y mantiene, a la vez, la tradición fraterna de su ancestro.

Después que el pitazo del árbitro marca el receso y la hinchada se distiende, Cardozito, coloca "la verdulera" en su regazo y entra con sus dedos de crack al paraíso de sus amores.

(A León Maidana, in memoriam)

 


Los dos son "Juancito" aunque no sean "Teritos"

 

CARDOZITO, GOLEADOR

Chamamé

 

Por tribunas de domingos

gana panes su pregón

y la infancia de su canto

se anciana por el dolor.

La siesta de los potreros

resucita su pasión:

sus piernas hechas de viento

que fueron toque y clamor.

Malvinas vela en su vientre

la gesta del batallón

y el alma zurda y morocha

de Cardozo, goleador.

Y en la noche de la villa

con hambre por madrugar,

cuando el lucero temprano

está mas cerca que el pan.

Del fondo del pueblo llega

la tribuna popular,

que le grita: Cardozito,

sos el Gran Diego de acá.

Su acordeona verdulera

sostiene su condición,

imaginar con las manos

gambetas de taco y flor.

Vuela su magia redonda,

cruza su chanfle gorrión:

una pierna en la mirada,

mutilada sombra de amor.

La historia que callan otros,

canta y recuerda en fragor,

música en las cicatrices,

laureles de tu valor.

 

Letra y música: Bosco Ortega

Barrio Central Norte

 



Comentá esta nota:


Foto del perfil "El sueño del pibe" (Facebook)
¿Sería como este pibe el hijo de don Crispino Cardozo?
Los dos son "Juancito" aunque no sean "Teritos"


Cantidad de visitas: 5788263







Más de Diarios, revistas y otros papeles

LA EDAD DEL TIEMPO

“PAISAJE DE CATAMARCA” ES EL NUEVO HIMNO CULTURAL DE LA PROVINCIA

UN ABRAZO AL CONGRESO NACIONAL PARA QUE VUELVA EL TREN

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA: TENIENTE GENERAL ROBERTO BENDINI

CARDOZITO GOLEADOR

LA PASIÓN DE JESUCRISTO SEGÚN “LA FUENTE”

MALVINAS: LOS VILCA CONDORÍ

UN CANAL HACIA LA LIBERACIÓN NACIONAL

ALIHUEN EN LA PAMPA

UN CAZADOR DE IMÁGENES QUE ATRAVIESAN EL TIEMPO

SE LO LLEVÓ EL CARNAVAL

SALTA: AVENIDA DOCTOR ERNESTO GUEVARA

MARIANO GARRETA, INCÓMODO COMO TODO MESÍAS

EL VIAJERO DE LA LENGUA

¿QUIÉN LE TEME A JUAN BAUTISTA VAIROLETO?

DE A CABALLO DESDE LA CATEDRAL HASTA BELLA VISTA

TC (TURISMO DE CARRETERA)

CON TRIGO TRANSGÉNICO EL MUNDO NO TIENE FUTURO

LA LEY QUE IMPULSA LA INÉDITA DIRECCIÓN NACIONAL DE AGROECOLOGÍA

EL PARANÁ : LA LLAVE DE UN DESARROLLO SOBERANO

ROSAS, LA VUELTA DE OBLIGADO Y LO QUE SE VIENE

LA FORESTAL, A CIEN AÑOS DE LA REBELIÓN POPULAR

BEPO, VIDA SECRETA DEL LINYERA JOSÉ AMÉRICO GHEZZI

GABINO SOSA, EL CHICO GRANDE DE ROCHA

INVESTIGADORES ARGENTINOS IDENTIFICARON UN COMPONENTE NOVEDOSO EN EL ADN NACIONAL

EL COMIENZO DE LA NUEVA "NORMALIDAD"

FERNANDO VON REICHENBACH, PIONERO DE LA INVESTIGACIÓN SONORA

COLACHO BRIZUELA, GUITARRISTA CON MAYÚSCULAS

TATA CEDRÓN: SESENTA AÑOS DE MÚSICA

¡FELICES 93 RAMÓN AYALA!

ERNESTO CARDENAL: SACERDOTE, POETA, REVOLUCIONARIO DE LA PATRIA GRANDE

AUTORIZACIÓN JUDICIAL PARA FUMIGAR A LOS GURISES ENTRERRIANOS

LA DERROTA DEL EJÉRCITO FUSILADOR DEL CORONEL VARELA

¿QUIÉNES INCENDIARON EL DEPÓSITO DE BARRACAS HACE SEIS AÑOS?

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

EL RAFA

GRACIELA ALMADA RECIBIÓ EL PREMIO REINA DEL PLATA

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA POR MARGARITA BELÉN

MÚSICA PARA LA PAZ

ELEODORO VILLADA BUSTAMANTE: AL SILENCIO CON GLORIA

"SEÑALES POPULARES": 57 VECES ¡VIVA LA PATRIA!

TANTANAKUY INFANTIL Y JUVENIL NÚMERO 37 EN HUMAHUACA

EL POETA NEGRO EMBAJADOR DE HAITÍ, SU ESPOSA Y LA RESISTENCIA PERONISTA AL GOLPE DE 1955

NUESTROS PAISANOS LOS NEGROS

"ESCUELA BOMBA" LA PELÍCULA QUE SE ESTRENÓ EN LA CALLE

LOS FUSILAMIENTOS DE 1956 Y UNA HISTORIA QUE NOS QUEMA DESDE EL OLVIDO

MARTA JUANA GONZÁLEZ, MARTIR DEL PUEBLO

EL PEZ POR LA LENGUA MUERE

EL MAÍZ COMO PROYECTO CULTURAL

LA DOMINACIÓN CULTURAL EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS DE COMUNICACIÓN

LA MUERTE DE JUANJO DOMÍNGUEZ

OCTAVIO OSUNA (2)

NAVIDAD EN VERANO

MIRÁ EL ÚLTIMO ARTÍCULO QUE PUBLICÓ MARTÍN LICATA ANTES DE DESAPARECER

EL NEOLIBERALISMO MATA

IDENTIDAD CULTURAL ¡DE UNA!

"CAMINANDO" 33 AÑOS DESDE LOS LLANOS RIOJANOS HACIA EL MUNDO

LA REALIZACIÓN DE LA "AUTOVÍA DE MONTAÑA" EN CÓRDOBA ES UN DISPARATE QUE ESCONDE UN NEGOCIADO DEL GOBIERNO PROVINCIAL

ÚLTIMO ADIÓS A FERNANDO BIRRI, DIRECTOR DE CINE

CHÉ GUEVARA: UNA MENTIRA DE PATAS MUY CORTAS

FESTIVAL EN DEFENSA DEL CONSERVATORIO MANUEL DE FALLA

SUPLEMENTO NÚMERO 2 DE LA REVISTA "PEPE ROSA"

"LOS CHICOS VAN DEJANDO DE JUGAR"

SALUDOS NAVIDEÑOS CON IDENTIDAD

REVISTA "PEPE ROSA" NÚMERO 4

REVISTA "PEPE ROSA" NÚMERO TRES

DÍA DEL MAESTRO 2016

PAJARRACOS, PAJARONES Y PAJARILLOS.

ACERCA DE "GATOS" QUE NO MAÚLLAN Y "PERROS" QUE LADRAN A LA LUNA

REVISTA "PEPE ROSA" NÚMERO DOS

MATRIARCAS

2016: MOMENTO DE DECISIÓN

ACERCA DE "OFF SHORES", "PANAMÁ PAPERS", CORRUPCIÓN Y OTRAS MARAVILLAS DEL CAPITALISMO

REVISTA "PEPE ROSA" NÚMERO UNO

PANAMBÍ. (Mariposa)

165 DIPUTADOS NACIONALES APROBARON EL ACUERDO CON LOS BUITRES

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Sale CFK. Entra MM. ¿Qué está pasando?

ACUARELA DEL BARRO

VÍCTOR EDUARDO REINA: SEÑOR DE LA PERCUSIÓN

QUIEN CREA M Ú S I C A...

¿QUÉ HACER PARA PARAR LA OLLA?

LA INMOLACIÓN DE DIEZ HÉROES ARGENTINOS/AS (MÁS UNO MÁS QUE ESTABA EN LA PANZA DE UNA DE ELLAS) ¿ESTARÁ DESTINADA A QUEDAR IMPUNE?

DE NADA VALE UN PAISANO

AMABLE FLORES

REVISTA "PEPE ROSA" NÚMERO CERO

LA INCLUSIÓN SOCIAL ES UN VIAJE DE IDA

UN MUNDO AL REVÉS

ACERCA DE "IDENTIDAD CULTURAL" Y "POLÍTICA"

EL 40º ANIVERSARIO DEL TANTANAKUY, EN JUJUY

REVISTA EL FEDERAL

ELLA MIRABA

LOS NIÑOS PATRIOTAS

"FUIMOS A VISITAR A LA ABUELA PARA QUE NO ESTUVIERA SOLA EN EL DIA DE SU CUMPLEAÑOS"

14 DE OCTUBRE DE 1945

"ES NECESARIO SOCIALIZAR EL CONOCIMIENTO"

NÉSTOR TABOADA TERÁN

SAN POCHO

BLOG "LA CULTURA SUREÑA EN IMÁGENES"

A 110 AÑOS DEL NACIMIENTO DE CARLOS WARNES

INDUSTRIA NACIONAL




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar