Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
BIBOSI EN MOTACÚ - LEYENDA DE BOLIVIA


Tamaño A+ A-

    Abrazando a la palmera de Motacú nace un árbol corpulento llamado Bibosi.

   Dicen que dicen...que Motacú y Bibosi eran amigos desde que ella tenía diez años y él doce.

   Después de una fuerte tormenta que había destruido sus casas, Bibosi y su familia se mudaron a la aldea de Motacú.

   El jovencito pronto trabó amistad con los demás niños del lugar.

   Como era costumbre, desde muy pequeños los niños y niñas habían sido educados para que al crecer supieran desempeñar todas las tareas. Los varones aprendían a cazar, construir chozas, defender la aldea y las niñas a ser madres, tejer, preparar la chicha y la yuca y a cultivar la tierra.

   Motacú lo observaba moverse al ritmo del cosereneque, Bibosi era ahora un joven alto, el más alto de la aldea, a ella le gustaban sus rasgos de pómulos marcados, su cara redonda y sus ojos achinados y vivaces. Lo veía danzar enfundado en aquella túnica con flecos en el ruedo y las pulseras con cascabeles prendidas a sus tobillos que resonaban al ritmo de la música.

   Él quería complacer al supremo hacedor de los Baures, su etnia, bailaba el cosereneque para agradar a Bikini.

   Cuando Mutacú lo veía sus ojos irradiaban una luz especial.

   Yaqui, el hechicero la observaba.

- "Los Hachané, me dicen que Bibosi no es bueno para ti"-, le dijo.

   Motacú, fastidiada por ser descubierta se retiró haciendo una mueca de enojo.

   En su camino a casa, ella recordó los juegos de la niñez, recordó a Bibosi en medio del círculo haciendo las veces de "Toro", con su máscara de madera y al son de la música tratando de romper la rueda al momento que bramaba y daba saltos grotescos, mientras todos, incluso ella, reían a carcajadas.

   El tiempo había pasado muy rápido y ahora ellos se amaban.

   También recordó cuando se hicieron inseparables, había sido aquel día, mejor dicho, aquella mañana que un puma la había atacado y Bibosi se interpuso, la cubrió con su cuerpo, recibiendo un zarpazo al que Yaqui había tenido que curar.

   Toda la selva sabía del amor que ellos se profesaban, pero los padres de la chica eran muy codiciosos, pretendían una buena dote por lo que se oponían, después de todo Bibosi era tan solo un guerrero.

   Al llegar a su casa le dieron la cruel noticia, Yaqui había ofrecido a su hijo junto a una fuerte dote y sus padres habían aceptado.

   La unión ya estaba arreglada y por más que Motacú lloró y suplicó, no logró que sus padres desistieran de la decisión. También Bibosi les rogó, pero tampoco consiguió convencerlos.

   La noche de la unión se acercaba y ambos jóvenes más enamorados que nunca se encontraron a escondidas en la selva. La luna estaba alta, miles de luciérnagas iluminaban los labios del río y el sonido del agua parecía mecer la noche. La pareja caminó largo tiempo por la orilla del torrentoso río, luego buscaron un claro y allí se detuvieron.

   Bibosi abrazándola reconoció que jamás podría vivir sin ella y Motacú le pidió que no la abandonase.

   Luego, al unísono se preguntaron: - ¿y si nos vamos lejos  -.

   Ambos se recostaron sobre una enorme palmera uniéndose en un profundo y fenomenal abrazo.

   En ese momento, un cúmulo de nubes negras apagó la luna y se extendió cubriendo por completo el cielo estrellado, luego una densa niebla lo abrazó todo.

   Ya nadie los volvió a ver.

   En ese mismo claro surgida de la nada apareció una esbelta palmera envuelta por un árbol enorme.

   La gente de la comunidad al ver aquellos árboles abrazados, los reconoció.

   Desde aquellos tiempos, los Baures aseguran que esos dos árboles son los amantes unidos por siempre, son Bibosi y Motacú, él la abraza protegiéndola y trepa por sobre los demás árboles para encontrar la acariciante luz del sol, después de aquella oscuridad infinita.  



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 5256454







Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL BUFEO (DELFÍN)

BIBOSI EN MOTACÚ - LEYENDA DE BOLIVIA

LA MULATA, LEYENDA MEXICANA

MARÍA LIONZA, LEYENDA VENEZOLANA

LEYENDA DE LA GUITARRA

LEYENDA DEL ZORZAL COLORADO

LEYENDA DEL OMBÚ

LEYENDA DE LAS TOTORAS

LA FLOR DE AMANCAY

LEYENDA DEL YARAVÍ

LEYENDA DEL CÓNDOR

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LEYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAÚ

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar