Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
EL GIGANTE DE PIEDRA

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

Dicen que dicen... que en el noroeste argentino, hace muchos, pero muchos años atrás vivía feliz gozando de los valles fértiles, de las montañas multicolores y en las intrincadas cuestas, un pueblo pacífico, cuyo cacique diaguita tenía una hija conocida por su espléndida belleza y su reconocida bondad.

   Esta jovencita que amaba el lugar donde vivía disfrutaba del paisaje del lugar y gustaba recorrer los valles, quebradas y lagos cristalinos. Por las mañanas, bien temprano solía ir a sus orillas y se deleitaba viendo su imagen reflejada en el agua.

   Como era muy coqueta, solía arreglarse sus largos y negros cabellos usando el reflejo que el agua le devolvía.

   Por las tardes, recorría el pueblo, aprendía de los ancianos, jugaba con los niños y le tendía su mano a quien la necesitara.

   Todos, sin excepción, niños, jóvenes y adultos la amaban y admiraban.

   Mas allá del pueblo, en las altas cumbres, alejado de otros seres humanos, moraba un ser terriblemente grande, gigantesco, hosco, de aspecto temible y carácter huraño.

   Muy de tanto en tanto, este abominable gigante bajaba hasta el pueblo, montado en colosal caballo, tan monumental como su dueño, en busca de algún material o alimento para su sustento.

   Una mañana, al llegar a las orillas del lago, vio a la exquisita joven  solitaria arreglándose sus cabellos de color azabache.

   El gigante quedó deslumbrado al verla, desde ese momento supo que la joven debía ser suya, pero también supo, que jamás el padre de la joven consentiría en darle la mano de la muchacha.

   Esa noche, el gigante no durmió, ni la siguiente…, entonces urdió un plan.

   Convencido que la única solución sería raptar a la joven, preparó una pócima cuyo aroma era terriblemente narcótica.

   Esperó y esperó, hasta que un día el viento soplo con fuerza en dirección al pueblo y dejó escapar el acre perfume hecho con hierbas silvestres, hasta que las esencias inundaron las montañas y valles, hasta llegar al pueblo.

   Todos los habitantes, inclusive los animales cayeron profundamente dormidos.

   El gigante montó su caballo y bajó al pueblo, entonces sustrajo a la joven y la llevó consigo.

   Pasado el efecto del veneno, los pobladores despertaron y notaron la ausencia de la joven, todos la buscaron sin obtener ningún resultado. Su padre estaba desesperado y mandó que los baqueanos buscaran huellas. Las encontraron cerca del lago, eran enormes huellas de caballo que no dejaban duda de quien había raptado a la muchacha.

   Indignados, comenzaron a seguir las huellas, después de andar largo trecho lo divisaron y comenzaron a dispararle flechas, pero no lograban detenerlo.

   El gigante, al verse acorralado bajó del caballo y continuó a pié llevando consigo a la chica en brazos.

   En su alocada carrera, no vio un risco sobresalido del terreno y tropezó fatalmente dando su cabeza en otra piedra, lo que lo atontó y a pesar de los intentos que hacia por levantarse, una fuerza sobrenatural lo adhería a la tierra.

   La indiecita, que al fin había podido desprenderse de los brazos del gigante, corrió a los de su padre.

   Mientras esto sucedía y ante la mirada atónita de todos, el enorme hombre se iba transformando lenta e inexorablemente en piedra.

   De esta forma, a modo de advertencia para que nunca más alguien osara repetir la historia, nació en el cerro, una nueva ladera cuyo contorno no es mas ni menos que el contorno de un gigante, tendido siempre de cara al cielo                    

 



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4467642






Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar