Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
LA FLOR DE AMANCAY

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

    Es una especie de herbácea, perenne y posee rizoma, sus hojas son alargadas de entre cinco y doce centímetros. Tiene una floración amarilla anaranjada con gotas rojizas durante el verano austral.

   Su hábitat natural se lo encuentra desde el nivel del mar hasta los novecientos metros de altitud.

   Duermen durante el invierno para reaparecer una vez que la primavera se instala.

   Sus rizomas son comestibles y dentro de la farmacopea popular se considera al Amancay muy benéfico para mejorar las afecciones oculares, quitar las manchas de la piel y aseguran que es un excelente hepatoprotector y que calma la acidez estomacal.

   Dicen que dicen...que en lo que hoy se conoce como cerro Tronador, los aborígenes denominaban Ten-Ten Mahuída, allí vivía un pueblo conocido como Vuriloche.

   Por aquel entonces, el cacique tenía un apuesto hijo de nombre Quintral por quien todas las jóvenes suspiraban, lo admiraban por su valentía, su buen formado físico, su voz seductora y sus equilibradas facciones, si bien hombruna, definitivamente delicadas.

   Sin embargo, Quintral no era afecto a los halagos femeninos, solo una mujer humilde y sutilmente bella le quitaba el sueño. Su nombre era Amancay.

   Quintral tenía la seguridad que su padre jamás permitiría que aquella joven fuese su mujer.

   Lo que el joven ignoraba era que aquella joven, desde lejos, sentía un profundo amor por él, pero no era capaz de confesarlo, porque se creía indigna.

   Sin lugar a dudas, aquellos amores no declarados más pronto que tarde deberían afrontar una dura prueba.

   Llegado el invierno, una aterradora epidemia se declaró en la aldea, la fiebre les quemaba los cuerpos, les hacía delirar y les quitaba las fuerzas, por más que la machi trataba, este desconocido mal, no podía ser eliminado.

   Eran muchos los que dejaban esta vida a raíz del mal.

   Los que permanecían sanos, adjudicaban el mal a los espíritus y huían hacia las montañas.

   Con el transcurrir de las lunas Quintral cayó preso de la enfermedad, el cacique no se apartaba de su primogénito, él velaba por su hijo sin miedo al contagio.

   En sus terribles momentos de fiebre, Quintral caía en delirio, él murmuraba con insistencia el nombre de Amancay.

   No le llevó mucho tiempo a su padre averiguar quien era y del amor secreto que ambos se profesaban, entonces, decidido en buscar cualquier cosa que le devolviese a su hijo la salud, ordenó a unos guerreros que la buscasen y la trajesen.

   Enterada Amancay de las malas noticias consultó a la machi quien le aconsejó trepar la montaña de Ten-Ten Mahuída y buscar una flor amarilla que crecía en su cumbre, la única que empleada en una infusión lograría calmar la fiebre.

   Ella no dudó ni un segundo y allá partió.

   Cuando los guerreros llegaron al toldo de Amancay, ella ya no estaba.

   En la trepada la muchacha sangró sus pies, lastimó sus manos y rodillas hasta que al fin llegó a la cima, allí en la cumbre encontró la tan preciada flor amarilla abierta en su plenitud a la luz del sol.

   Decidida cortó un manojo, ni bien las arrancó una sombra enorme se reflejó sobre ella, al levantar la vista lo vio, era un enorme cóndor que se posó junto a ella provocando un fuerte viento con el abrir y cerrar de sus alas.

   Fue entonces cuando el ave con voz de trueno la increpó advirtiéndole que él era el guardián de las cumbres, que ella había tomado algo que no le correspondía.

   La muchacha se sintió aterrada y llorando le contó entre sollozos porque había tomado la flor.

   Al cóndor le impresionó la valentía y la lealtad de la muchacha para con su pueblo y su amado Quintral, entonces le propuso que solo le concedería su pedido si ella accedía a entregar su corazón.

   Como ella no concebía el mundo sin Quintral, accedió al pedido, entonces el ave abrió de par en par sus magníficas alas y ella dejó que el pico le abriera el pecho y extrajera su generosísimo corazón. Antes de expirar pronunció por última vez el nombre de su querido Quintral.

   El cóndor, con el corazón aún en su pico, tomó las flores entre sus garras y elevándose sobre las cumbres se dirigió hasta la morada del supremo creador. Mientras volaba, la sangre caliente del corazón que aún goteaba, no solo manchó las flores, sino que regó los valles y las montañas.

   El ave le pidió al creador la cura de la enfermedad y que los hombres siempre recordaran el sacrificio de la bella Amancay.

   En la comunidad todos esperaban el regreso de la muchacha, pero pronto supieron que algo milagroso había sucedido, porque en un instante los valles y las cumbres se cubrieron de flores amarillas moteadas de rojo siguiendo el camino dejado por Amancay.

   La machi observó maravillada el vuelo del cóndor majestuoso allá en lo alto y supo que los Vuriloche ya tenían cura.

   Fue así que los guerreros fueron por las flores y volvieron con un enorme ramo de Amancay entre sus brazos como respuesta.



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 5100741







Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL BUFEO (DELFÍN)

BIBOSI EN MOTACÚ - LEYENDA DE BOLIVIA

LA MULATA, LEYENDA MEXICANA

MARÍA LIONZA, LEYENDA VENEZOLANA

LEYENDA DE LA GUITARRA

LEYENDA DEL ZORZAL COLORADO

LEYENDA DEL OMBÚ

LEYENDA DE LAS TOTORAS

LA FLOR DE AMANCAY

LEYENDA DEL YARAVÍ

LEYENDA DEL CÓNDOR

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LEYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAÚ

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar