Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
LEYENDA DEL CHAÑAR

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

    Dicen que dicen...que en el norte de lo que hoy es Argentina y conocemos como provincia de Santa Fe, en medio del monte vivía una anciana, cuyo rostro apergaminado y surcado de arrugas mostraba el paso del tiempo. Sus ojos negros pequeños y vivaces parecía que el paso de los años no la hubiese afectado.

   Si alguien conocía el arte d curar el alma y el cuerpo, era ella, ningún paisano del lugar desconocía que, con sus hierbas y conjuros, aquella mujercita de pequeña estatura era capaz de convocar la lluvia en tiempos de sequía, o que tal vez solo una palabra suya, solucionaría cualquier conflicto.

   Desde lejos llegaban paisanos de todas las edades en busca de aquel ranchito perdido en la inmensidad del monte.

   Ella no solía ser muy locuaz, pero cuando dejaba dar su opinión y emitía algún juicio siempre usaba la palabra justa y precisa, Todos admiraban esa virtud.

   Una fría mañana de invierno llegaron hasta ella muy preocupados una pareja cargando a su pequeño hijo, el niño ardía de fiebre.

   La diminuta anciana observó al niño, y sin emitir palabras preparó con presteza un brebaje con algunas hierbas, luego mientras los padres observaban los movimientos de la viejecita, ella tomó al niño en su regazo y sorbo a sorbo le hizo beber lo preparado, no permitiendo que la madre lo hiciera.

   Con el trascurso de las horas el niño comenzó a mejorar y como agradeciendo, con sus manitos seguía las grietas de la cara de quien amorosamente lo mecía dándole suaves palmaditas en la espalda.

   Con el inexorable paso del tiempo, aquel niño se convirtió en un muchachito sano y fuerte, que nunca olvidó a la anciana y no dejaba pasar mucho tiempo sin pedirla a sus padres de ir a visitarla. Ellos compartían un agradable afecto entre sí.

   Este jovencito prefería compartir su tiempo con la anciana india más que con los muchachos de su edad.

   Ella le enseñaba el poder curativo de las hierbas, el secreto de sus oraciones, como hacer velas de cebo y el arte de cosechar según la estación y las lunas.

   Además, le había enseñado a reconocer cuanto bicho vivía en el monte, la anciana disfrutaba relatarle historias de su pueblo Mocoví.

   En fin, le enseño a conocer y respetar la tierra y la naturaleza.

   Ella amaba al chico tanto como a los hijos que había perdido y él la admiraba amorosamente con un profundo respeto maternal.

   Cuando el hilo de la vida llegaba a su fin y la anciana no era capaz de abandonar su lecho, presintiendo que su vida se extinguía, tomó un amuleto que llevaba siempre al cuello y sonriendo se lo entregó al rubio muchachito, para que su mágico poder lo protegiera hasta el último de sus días.

   El jovencito jamás abandonó a la mujer, que tanto le había enseñado, hasta dar el último suspiro.

   La anciana se llevó consigo el amor y la imagen de su adorado discípulo. Su muerte acongojó a todos quienes la habían conocido, y como su último deseo fue ser sepultada en el monte, toda la paisanada la acompañó en su último viaje.

   Al dejarle un ramo de samohú sobre su tumba, el joven rompió en un profundo y acongojado llanto, al inclinarse el amuleto cayó sobre la tumba, que pareció iluminarse como por arte de magia.

   El chico lo alzó suavemente y otra vez, lo puso rodeando su cuello creyendo que era el último misterioso mensaje de la muerta.

   En ese instante y sorpresivamente brotó sobre la tumba una planta, que daría comienzo a un árbol muy raro nunca visto.

   Este árbol parecía haber adquirido las virtudes de la anciana.

   De su madera color amarillo pueden fabricarse muebles o postes, sus semillas sirven de alimento y sus frutos, muy utilizados con fines culinarios, son procesados en forma de arrope, se obtiene una sustancia extremadamente dulce, espesa y muy oscura conocida medicinalmente como un antitusitivo, expectorante, analgésico y antiinflamatorio, que alivia el dolor de garganta y la tos.



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4467667






Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar