Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

    Dicen que dicen...que en la tierra colorada y que hoy conocemos como la Provincia de Misiones, abundan mitos y leyendas, la que hoy nos ocupa, es la del ave llamado benteveo o bicho feo, conocido entre los nativos como pitogüé.

   El Benteveo es un pájaro pequeño, puede medir entre veintidós y veinticinco centímetros, su cabeza es grande y tiene el cuerpo cubierto de plumas negras, con unas rayas blancas, las cuales le dan un aspecto de máscara, además tiene unas líneas amarillas en su coronilla, sus patas son cortas y sus alas largas.

   Su chillido es agudo y prolongado, esa característica es la que le da el nombre de pitogüé, como los lugareños lo conocen y al oírlo creen que es augurio de mal agüero.

   Cuentan los abuelos sabios, que en medio del monte vivía una vieja casi centenaria, cuya única compañía eran dos muchachitos huérfanos, que ella había recogido y criado desde su más temprana edad.

   La anciana era una déspota, dado que por su edad avanzada había quedado desdentada, solo podía ingerir productos tiernos, como frutas, verduras, peces, perdices o tatúes, para lo cual los jovencitos habían sido adiestrados a fin de satisfacer las necesidades de la anciana.

   Con el correr del tiempo, los muchachitos fueron creciendo y por el contrario la mujer cada vez envejecía más, leyes de la naturaleza. Como consecuencia de ello, ya casi no podía valerse por si misma y los jóvenes debían turnarse para servir a la anciana.

   Ella tenía una existencia monótona, pero alimentaba su desidia despuntando su vicio favorito, se deleitaba fumando un rústico cigarro que los muchachos armaban y encendían.

   La anciana encorvada y añosa lucía una cabellera blanquecina, sucia y despeinada y sujetaba sus desmechados cabellos con una vincha amarillenta. Solía sentarse bajo una enramada a disfrutar su pitillo, que acariciaba con sus dedos arrugados y corvos.

   Cada vez que el tabaco dejaba de arder, ella con voz enérgica gritaba: -¡pitogüé!, ¡pitogüé!-.

   Siempre uno de los dos hermanos andaba cerca para servir a quien ellos le decían mamá, pero si por cualquier infortunio no acudían al instante, ella dejaba escapar una tupida sucesión de improperios que solían ser muy mordaces. Su voz chillona había perseguido a los jóvenes desde su más temprana infancia y llegó a ser una verdadera pesadilla.

   Ese insistente llamado les había coartado definitivamente la libertad, ellos eran incapaces de disfrutar juntos un juego o cazar en el monte. Debían estar continuamente pendientes de los requerimientos que ella les imponía.

   Ya cansados de servir continuamente de quien nunca habían obtenido una señal amorosa, se sentían totalmente vulnerados por los exigentes requerimientos de la anciana.

   Un caluroso día de verano, el mayor de ellos le dijo al otro: -¡vámonos!, dejemos sola a esta ingrata madre nuestra y que se arregle como pueda-, -¡no!, ella a pesar de todo nos ha dado cobijo y nos ha criado-, -sí, pero nos vuelve locos y nos trata como si fuésemos sus esclavos, estoy harto de escuchar sus ¡pitogüé!, ¡pitogüé! y tener que dejar todo, para satisfacer su vicio.

   No tardaron mucho tiempo en decidirse, al caer la tarde, decidieron marcharse definitivamente.

   Esperaron que ella cayera en un pesado sopor sosteniendo en su mano derecha un pucho que aún humeaba, se llevaron lo puesto, y se internaron en el monte.

   Cuando la vieja despertó, comenzó a llamarlos a los gritos, al no recibir respuesta, encolerizada se prometió que al morir su alma reencarnaría para perseguir a los desagradecidos.

   Mientras tanto, los jóvenes sintiéndose libres y felices se internaban más y más en el monte, pero en su conciencia creían seguir escuchando el amenazador llamado de su madre adoptiva.

   Al llegar el otoño, mientras los hermanos pescaban en un riacho, les pareció oir los gritos desesperados de aquella mujer. Uno de ellos, le dijo al otro: -la vieja nos está llamando-, -estamos muy lejos de ella, eso es imposible- y volvió de nuevo a su deporte favorito.

   Aparentemente estaban libres y disfrutaban del esparcimiento, sin embargo, el remordimiento los tenía intranquilos y a cada rato les resonaba en sus oídos, el sórdido grito de ¡pitogüé!, ¡pitogüé!.

   Una mañana, mientras recogían unos frutos del monte, ambos pegaron un respingo, claramente ambos oyeron lo mismo, era nítido y cercano, no dudaron en reconocer que la anciana los estaba llamando.

   Por más que buscaron, solo vieron un ave, que dejaba escapar de su pico el inconfundible ¡pitogüé!, ¡pitogüé!.

   Ambos se estremecieron, estaban aterrorizados, allí sobre una rama de un frondoso aguaribay, con las patas sujetas a una rama que semejaban ser las manos de la vieja, que como garras sostenían su pitillo, ahí estaba con su nariz puntiaguda y su vincha amarillenta.

   Los hermanos muertos de miedo, solo atinaron a correr perseguidos insistentemente por el ave con los reiterados gritos: ¡pitogüé!, ¡pitogüé!.

   Los sueños de libertad estaban hechos trizas, y ahora también estaban convencidos que viviendo en el monte, jamás podrían hallar la paz, porque la reencarnación de la vieja los perseguiría por siempre.

    



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4467612






Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar