Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Peñas y Encuentros
PARA TIEMPOS DE CUARENTENA 5: TODO EL AFECTO DE ALEJANDRO APO


Tamaño A+ A-

APO...LOGÍA DE LAS LETRAS Y EL DEPORTE

por Guillermo Blanco

Cuando el siglo veinte bostezaba y el deporte iba construyendo sus cimientos, en las canchas porteñas se publicitaba con carteles antes de los partidos la presencia del escritor Last Rearson en las páginas de El Gráfico. Toda una novedad intelectual en un ámbito deportivo poco afín a la lectura que no fuera específica. Más tarde Roberto Arlt sería otro innovador yendo de la redacción a la cancha para contar algo distinto. "Los que se colan", decía el título. Después, con intermitencias, el tema fue teniendo fuerza propia. Llegó Cortázar para hablar de Justo Suárez, como uno de los predecesores de esta afluencia bienvenida de amantes de las letras que se enredan con la pelota, los rings, o lo que fuese. Por ahí anda Borocotó inspirando a Armando Bo para hacer la película Pelota de trapo, o a Discépolo para hablar de El hincha. Y más acá a Osvaldo Soriano, a Roberto Fontanarrosa y a Juan Sasturain. Y a Ariel Scher, y a un Eduardo Saccheri con lugar en el podio, y otros con la misma vena, como Walter Saavedra, quien pertenece a la raza de los tipos necesarios.

Faltaba alguna manera de englobar esta simbiosis en una continente comunicacional que contuviera tanto aporte a la relación literato-deportiva. Y apareció, hace ya más de dos décadas, un periodista con ese tipo de sensibilidad superadora de la media informativa, para ser el elegido. Y es este mismo Alejandro Apo que después de haber regado ("Con afecto") el país con aquellos sábados por la tarde cuando comenzaron a aparecer en el dial cuentos deportivos, historias de vida, todo generado por la sensibilidad y la profesionalidad de un colega con genes favorables y que no le esquivó al bulto. Todo lo contrario, más allá de los avatares políticos, Alejandro supo y pudo mantenerse en actividad, como en los últimos tiempos nada favorables en los que fue acunado por la radio de Madres, y ahora acaba de volver a los campos de juego a nivel nacional, por Radio Nacional y con audiencia nacional.

Ya dio el primer paso de estos nuevos tiempos el sábado 21, de 14 a 17, como siempre, con la contundencia de su garganta puesta al servicio del material, que es siempre tan justo y necesario.

 


Afectuosamente, Alejandro Apo.

 



Comentá esta nota:




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar