Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento mitos
EL DUENDE

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-


También llamado Delgadín.

   Este fantástico ser se encuentra difundido por toda América y según la zona, la versión va variando debido a la creencia popular afincada en el lugar.

  En ciertas regiones los duendes pueden ser de los dos sexos, y según sea este, busca seducir a hombres o mujeres, aunque algunas veces se inclina por párvulos de increíble belleza.

    Dicen que dicen... que el duende se aparece en forma de enanito, de aspecto aniñado, luciendo trajes en los que predomina el verde y el rojo y como le gusta la música lleva consigo una flauta construida con el húmero de un cóndor. Ejecuta armoniosas melodías, y tal vez lo que menos debemos de olvidar para reconocerlo es su gran sombrero, de enormes alas, casi siempre de paja.

   Delgadín suele tener su morada en algún tronco de árbol desde donde hace su aparición, ya sea para perseguir erótico a alguien o para proteger los animales del lugar.

   Según asegura Rosemberg, Delgadín reemplazó al Chiqui, su antiguo nombre, que era una deidad maligna de nuestra montaña, por ello pasó a ser un verdadero diablo.

  Dicen que tal vez los aborígenes sintieron la necesidad de simplificar parte de los seres a los que le rendían culto, y los fundió en una sola deidad y tal vez, aún hoy, alguno de ellos turba la siesta deambulando a los saltos entre un cerro y otro.

   Es creencia de muchos, que los duendes no son otra cosa que almas que vagan sin haber sido bautizadas.

   Otros lo describen como un hombre negro que monta un caballo fuerte y brioso, viste ropa roja y su apero es integramente de plata.

   También se dice que tiene una mano de lana y la otra de acero, y si andando por los caminos se cruzan con alguien, que en ves de hacer la siesta anda deambulando por allí, le pregunta si quiere que le pegue con la mano de lana o con la mano de acero, y de acuerdo con la que el infortunado elija, él seguramente lo golpeará con la contraria.

   También relatan, que si se le aparece a quien haya pronunciado palabras obscenas, este enano morboso se llevará consigo al mal hablado para devolverlo luego con el cabello trenzado y las ropas deshechas, seguramente después de haberle propinado una fuerte y "educadora" paliza. Otros le adjudican usar un gran bastón, y otros que es casi desdentado y que adora dormir a pata suelta debajo de las higueras.

   En San Luis creen haberlo visto montando una cabra a manera de caballo.

   Otra particularidad es que deja la huella invertida en el suelo.

   Lo cierto es que este duende se pasea por todas las tierras de nuestro territorio.

   En la campaña santiagueña el "Duende" está representado por un pequeñísimo ser de sombrero aludo que beneficiaba con dinero, joyas y tierras a la mujer que se le presentara.

  Solo puede entablar conversaciones a la hora de la siesta y si es mujer, luego de seducirla la interna en lo más espeso del bosque para luego desaparecer y así sucesivas veces hasta conquistarla definitivamente. Si es una niña y los padres logran encontrarla y ella les relata lo sucedido deben ir al lugar al que el duende condujo a la impúber, clavar una cruz bendita y luego rezar para ahuyentar al espíritu maligno.

   En sus "Doce historias del ser y no ser", Bruno Jacobella asegura que en Tucumán fue encontrado jugando con unos chiquillos, a las orillas del río. Lo describen como un niño, no mayor de diez años, pero que podría confundirse con un viejo de piel blanca, roja y abultada nariz, espesas cejas rubias o grises, igual que sus cabellos pero desgreñados hasta la altura de los hombros, al sonreír mostraba su boca desdentada y vestía un traje de color mohoso y de hojas secas, muy antiguo y sujeto por un ancho cinto de cuero. Aseguran que se divertía echando arena dentro de su gran sombrero aludo y de copa alta que había puesto al revés, lo cómico es que dejaba escapar la arena por un agujero que dicho sombrero tenía en la parte superior y de a ratos gritaba: - ¡oro! ¡oro! - con voz lacónica pero alborozada.        

                      

Audio de la nota : La danza del duende - Retumbo

Letra y música: Luis Menú y Jorge Omar Mlikota

Interprete: Marcelino Gonzalez Alba` Llaleq`



Audio de la nota



Comentá esta nota:




Audio de la nota



Cantidad de visitas: 4566918







Más de Te cuento mitos

LA PARTIDA DE ELAL

MITO DEL YAGUARETÉ-AVÁ O COPIANGO

EL ORIGEN DEL MUNDO SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL ORIGEN DE LA LLUVIA

LA DIFUNTA CORREA

EL GAUCHITO GIL

EL NEGRITO DEL PASTOREO

El origen del mundo

El Lobizón

El diluvio

Mikilo

El diluvio según la mitología Araucana

EL ORIGEN DEL FUEGO

EL DUENDE

COQUENA




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar