Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
EL ÚLTIMO GUAYACÁN

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

Dicen que dicen…

   …que cierta vez Ñandeyara le confió a una anciana hechicera, cuyo nombre era Payé que el Guayacán moriría, ya que solo uno había subsistido. Los Guaycurúes amaban ese árbol, que ahora estaba a punto de extinguirse. El genio del monte, Ñandeyara le comunicó a Payé,  que anunciara la noticia, pues las flores habían nacido estériles y ningún Guayacán crecería de sus yermas semillas e irremediablemente moriría.

   Allá fue Payé, con paso cansino, anunciando la trágica novedad.

   Los animales, entre ellos los pájaros e insectos escuchaban con curiosidad la noticia y unos a otros comentaban el anuncio que había sido hecho por la anciana hechicera, tristes y preocupados.

   Todos comentaban la noticia con profunda desazón.

   La mas conmovida por el anuncio fue Panambí, una bellísima mariposa de exóticos colores, que al enterarse batió sus alas con premura en busca del último Guayacán. Con tozudez sus alas pequeñas y frágiles desafiaban la brisa, hasta alcanzar la corola amarilla y allí decidió esconderse, si el árbol fenecía, ella lo haría con él.

   El aterciopelado rostro de Panambí palideció y las otrora ágiles alas multicolores se agitaron temblorosas, entonces voló rápida y decidida hasta donde la última flor del último Guayacán daba los últimos estertores, agitada por la brisa vislumbró su escondite cerca de la corola, ese sería un magnífico lugar si el Guayacán llegaba a su fin, y decidió que si eso sucedía, ella se inmolaría con él.

   Luego, llegó el atardecer y el sol. se ocultó entre las verdes y coposas ramas para dar paso a la noche.

   Panambí sujetó sus alas hasta adherirse a los pétalos de la flor, y así mariposa y flor se convirtieron en una sola espera de un destino común.

   Con el transcurrir de los días, la flor se fue marchitando hasta que los pétalos cayeron.

   La bella y dulce Panambí siguió asida al cáliz, que a su vez se mantenía unida a la rama del Guayacán, entonces en un acto de arrojo depositó los huevos, que en poco tiempo darían vida a nuevas mariposas.

   Mas tarde sorbió el néctar que contenía en el interior y con un esfuerzo supremo voló hasta un macizo de arbustos cargando en sus débiles patitas el polen de la flor.

   Sellado ya su destino, se dejó caer hasta la tierra húmeda y amorosa que la recibió cual si fuera una madre.

   Luego, con otro esfuerzo infinito cavó un hoyo, con sus débiles patitas conservando consigo el germen de la vida y se hundió en el pozo.

   Ñandeyara dejó escapar conmovida sus lágrimas transparentes y puras, fundamentalmente por la generosidad de Panambí.

   La bellísima mariposa había, en un acto de extremo altruismo, entregado su vida al último de los Guayacán.

   Y fue así, como las lágrimas que brotaban de los ojos del genio fueron a parar sobre el cuerpecito inerte de Panambí.

   Una espesa bruma cubrió el monte y el genio desapareció.

   Entonces sucedió el milagro de la vida, de las pequeñas patitas de Panambí surgieron diminutas raicecitas y de lo que había sido su cuerpo brotaron, como por arte de magia, diminutas hojuelas, que con la ayuda de la lluvia, fueron bendecidas para llegar a ser un árbol fuerte y frondoso, y seguramente de las exóticas alas, las que al llegar la primavera, cuando todo reverdece y renace, el árbol se cubrió de flores, todas hermosas y magníficamente amarillas, como las sutiles alas de Panambí.

  Y del cáliz que había albergado el cuerpecito de la mariposa y que había quedado adherido al viejo Guayacán,  nacieron cientos de panambíes que se sujetaban a las ramas del nuevo árbol, y allí sujetas a las ramas, dejaron sus huevecitos.

   Panambí, generosa había salvado al último Guayacán, desprendiéndose de su vida.

   Es por eso, que las panambíes siempre visitan a este árbol, y se encargan de diseminar sus semillas, en honor a aquella otra Panambí que ofrendó su vida.

   En cuanto a Ñandeyara, sigue vagando por el monte, pero ahora sabe, que el amor todo lo puede y a veces recuerda la historia y les cuenta a los seres del bosque que desde esa época los Guayacanes, en lugar de dar frutos les florecen mariposas.



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4479916






Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar