Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
LEYENDA DEL JACARANDÁ

por Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)




Tamaño A+ A-

   En el siglo XVII se establecieron en nuestro territorio, las misiones jesuíticas que traían la tarea de "evangelizar" a los nativos de estas tierras.

   Muchos españoles llegaron con sus familias, se instalaron en las actuales provincias de Misiones, Corrientes, parte de Paraguay y Brasil.

   Los personajes que hoy nos ocupan llegaron en aquellos tiempos lejanos a tierra correntina.

   Dicen que dicen...que una tarde de verano llegó a la misión un español de mediana estatura, ni muy viejo ni muy joven, de renegridos cabellos y carácter autoritario y altanero.

   Traía consigo una jovencita de escasos dieciséis años, cuyo nombre era Pilar.

   La muchacha era muy bonita, no solo por su bella figura, sino porque su renegrido cabello, tal con el de su padre, contrastaba con sus ojos profundamente azules, heredados de su difunta madre, eso llamaba mucho la atención.

   La joven pronto encontró en que ocupar su tiempo, enseñaba a leer, a escribir a los aborígenes porque solo hablaban guaraní.

   No pasó mucho tiempo que todos adoraban a la dulce y paciente Pilar.

   Los nativos, entre otros menesteres, se ocupaban de la agricultura y entre ellos sobresalió un joven cuyo nombre era M`bareté.

   El muchacho, de no más de veinte años, era esbelto y fornido, su piel canela, y ojos y cabello negro mostraban siempre una sonrisa a flor de piel que mostraban unos imponentes dientes blancos.

   Cierta tarde de primavera, cuando los árboles reverdecían y los pájaros volvían bulliciosos a sus nidos, Pilar se cruzó con M`bareté y él sin pensarlo dos veces le habló en perfecto castellano, ella no pensaba que un nativo entendiese su lengua y menos que la alagara diciéndole que era hermosa. Pilar quedó cautiva de M`bareté, se veían a escondidas y no consideraban que las diferencias fueran insalvables.

   Con el transcurso de muchas lunas, él le propuso irse a vivir juntos, ella aceptó y lo mantuvieron en secreto.

   Él construyó en silencio una cabaña del otro lado del río.

   Durante mucho tiempo, después de las labores M`bareté tomaba su canoa y remaba río abajo, hasta el lugar elegido y con esmero cada atardecer levantaba el nido para compartir con Pilar.

   Ambos jóvenes estaban felices, pero en su interior sabían que el padre de Pilar no consentiría, razón por la cual nada decían de sus encuentros amorosos y menos de la decisión que habían tomado.

   Llegado el otoño los jóvenes amantes tenían todo listo, y una tarde sin decir nada huyeron juntos.

   Pronto el padre se enteró de sus amores y comenzó la búsqueda.

   Encontrarlos le llevó mucho tiempo y en el trascurso de la búsqueda el padre cada vez se encolerizaba más porque no admitía que su hija, según él una dama, se relacionara con un nativo al que calificaba de indio bruto.

   El padre juró ponerle fin a la aventura de Pilar, sin embargo, pasó el otoño y el invierno y no había noticias de la joven pareja que vivía una bella historia de amor.

   Mientras tanto el español estaba cada vez más indignado.

   Llegando a noviembre, una expedición de cazadores a su regreso, informó haber visto a la pareja del otro lado, río abajo.

   Su padre encabezo la búsqueda, no fue fácil acceder al lugar, al llegar al verlos juntos sin mediar palabras les apuntó y les quitó la vida a ambos.

   Al enterarse de lo sucedido, los sacerdotes de la misión enviaron a buscar los cuerpos para darles cristiana sepultura, pero como por arte de magia, los cuerpos habían desaparecido y en su lugar encontraron un nuevo árbol fuerte y vigoroso como el mismo M`bareté y de cuyas ramas crecían flores tan azules violáceas como los ojos de Pilar y del cual afloraba un aroma fresco, suave y sensual que inundaba el ambiente y que todos llamaron jacarandá.

 



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4467709






Más de Te cuento leyendas

LEYENDA DEL HUEMUL

TAMANDUÁ, EL OSO HORMIGUERO Y EL ORIGEN DEL BAILE

LEYENDA DE MELINCUÉ

LEYENDA DEL PEZ DORADO

LEYENDA DE LA VIZCACHA

LEYENDA DE LA CALANDRIA

LEYENDA DEL PINDÓ

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar