Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura Tango Pibes Libro de Visitas
Teatro
PADRE PEDRO: TEATRO CON IDENTIDAD Y CON MAYÚSCULA


Tamaño A+ A-

¿SON TAN CLARAS LAS FRONTERAS ENTRE EL BIEN Y EL MAL?

Protagonistas:     Jorge Fernández Román (El amor es un bien)

Ricardo Torre (Angá Rodolfo)

Funciones: domingos de octubre 20:30

Espacio No Avestruz, Humboldt 1857. Ciudad de Buenos Aires.

Duración  : 55 minutos

Localidades:   250 pesos

 

Ficha técnica:

 

Elenco: Jorge Fernández Román y Ricardo Torre

Dramaturgia: José Ignacio Serralunga

Iluminación: Ricardo Sica

Escenografía: Javier Parada

Vestuario: Patricia Ramírez Barahona

Diseño gráfico: Valentina Marvaldi y Verónica Martorelli

Música: Lukas Bustamante

Asistencia de dirección: Antonella Estrañy

Dirección: Matías Gómez

Producción ejecutiva: Mariana Zarnicki

Prensa: Kazeta Prensa

 

Dante es un joven de pueblo, sencillo y religioso que, según confiesa, golpea brutalmente a su mujer, Ángeles. Ambos son la única familia del Padre Pedro, quien fue desterrado de una ciudad vecina y es visto con recelo por el resto de la comunidad. De inmediato se percibe la relación de poder que se establece entre el "saber" y la "ignorancia", entre el seguro y educado hombre de fe y el ayudante bruto y torpe de algún pueblo perdido del interior. La "confesión" hace las veces de herramienta terapéutica para Dante y, al mismo tiempo, se convierte en un vicio que genera empatía y sonrisas en la platea. Esto funciona como mecanismo que desencadena una creciente tensión, alternando alivio y enojo, a través del desparpajo de un hombre que pareciera ya no tener nada que perder.

El vínculo entre ambos personajes late una violencia contenida que va desplegándose desde lo verbal, lo físico y, por supuesto, lo ético. Violencia en varios sentidos, como flechas que apuntan hacia el otro y hacia uno mismo. La de los hombres en una sociedad muy desigual y la de la institución, más solapada, más naturalizada. El texto, diáfano y contundente, sugiere preguntas que aunque de antaño, no muchos están dispuestos a hacerse, y mucho menos a responder. Es lícito pensar que la obra nos lleva a cuestionar preceptos y mandatos que encarnan una verdad religiosa aunque del otro lado de la balanza no se encuentren la justicia y la belleza, sino la brutalidad y el horror que muchas veces anidan en la ignorancia.  Poco a poco van encendiéndose los tabúes, la represión, la hipocresía que se ampara en las vidas de apariencia cándida. ¿Cuál es la lucha en el marco de este ring? ¿Son tan claras las fronteras entre el bien y el mal? ¿Son ambos dos valores absolutos, inmutables, imperecederos?

Padre Pedro es una obra sin respuestas, donde el público pareciese ser el jurado de esa contienda entre dos hombres, entre dos mundos, entre mil mundos. Con un final desconcertante e inquietante, cuestiona los valores absolutos de la modernidad.

La obra obtuvo Mención Especial en el Concurso Nacional de Obras de Teatro en el marco del 50 aniversario del Fondo Nacional de las Artes, con un jurado integrado por Mauricio Kartún, Graciela Araujo y Jorge Rivera López. El texto tuvo su origen en un seminario dictado por Kartún, Ariel Barchilón y Lautaro Vilo. Está publicada en celcit.org.ar  y fue presentada en Madrid, Puerto Rico, Santiago de Chile, Venezuela, y en varias ciudades de nuestro país.  



Comentá esta nota:




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar