Inicio Noticias, Notas
y Reportajes
Cultura en los
Municipios
Diarios,
revistas y
otros papeles
Danza con
identidad
Escuelas con
identidad
Discos Pueblos
originarios
Fotos con
Identidad
Peñas y Encuentros Radio Cine Libros Teatro Pintura, dibujo, escultura y
algo más
Tango Pibes Libro de Visitas
Te cuento leyendas
EL CHINGOLO

por Susana C. Otero (adaptaciones)




Tamaño A+ A-

Es éste un ave pequeño. Pajarito que pertenece a la familia de los fringílidos, habita en Bolivia, Uruguay y casi todo el territorio argentino.

Es inteligente y manso, de color gris terroso, posee un pequeño pero elegante copete y su canto suave parece decir chesihasí, nombre con que los guaraníes también lo denominaban. Se lo conoce como Icácu, Afrechero, Cachilo, Chuschín o Chingolo y en guaraní Manimbé.

Con su canto anuncia el viento del Sur.

Dicen que dicen...

Sobre el Chingolo abundan las leyendas; he aquí cuatro de ellas.

La primera se denomina El Chingolo y el Petirrojo, y ha sido recopilada entre los onas, en Tierra del Fuego.  

Cuentan los ancianos que mucho tiempo atrás, el Chingolo y el Petirrojo, no eran como se los conoce actualmente. Ellos fueron transformados luego de una gran pelea entre ambos.

Según dicen había en la comarca dos mozos muy pendencieros. Ninguno toleraba al otro. Cierto día se trabaron en lucha. En el fragor de la pelea Chingolo perdió todo el cabello, menos el copete y se le hizo una mancha alrededor del cuello.

El Petirrojo tampoco se la llevó de arriba, pues el Chingolo que era buen boxeador, le dio un golpe tan fuerte que le provocó una hemorragia de nariz manchándole toda la boca.

Luego de aquella pelea, ambos se transformaron en aves para que nunca olvidaran ese momento.

Al Chingolo le quedó el copete y al Petirrojo el color de fuego, así como ahora los conocemos.

 


La segunda narración es un cuento leyenda. Esta versión fue recogida en el norte argentino y en ella encontramos los residuos de la colonización. En este lugar es conocido como Chuschín. Dicen que en el pueblo vivía un hombre fuerte y corpulento y que su peor defecto era la vanidad.

Cierta vez, queriendo demostrar su titánica fuerza, y vanagloriándose de ella derrumbó a patadas un templo que se encontraba en su camino. Por su falta fue condenado a prisión. Pero Dios, ante el sacrilegio cometido lo condenó a convertirse en chingolo. Por ello todavía conserva su gorro de presidiario y el andar a los saltitos como si estuviera engrillado.

La tercer versión es uruguaya y relata lo siguiente:

Varios hombres y mujeres viajaban en una carreta acarreando todos sus enseres, junto a plantas y animales, decididos a fundar un pueblo en cierto lugar ya estipulado.

El dios de los antiguos pobladores, conocido como Añá, no quería saber nada de estas intromisiones, entonces le ordenó al río deshacerse de ellos si intentaban cruzarlo,  abrazándolos y arrastrándolos.

Llegó el momento en que los viajeros trataron de vadear el río, pero éste, cumpliendo el pedido de Añá armó un mortal remolino que arrastró a todos con excepción del carretero que logró asirse de una rama de un anciano árbol que se hallaba en la orilla.

Y así, sin más, Añá lo transformó en un pájaro pequeño, de color parduzco y con un pequeño copete, sobre todo en un pájaro humilde. Todo lo contrario a lo que el carretero había sido en vida.

El pajarillo siguió sobre el ramaje del árbol, echó a modo de sombrero su copete hacia atrás y comenzó a silbar como lo hacia cuando conducía los bueyes.

El pajarito en realidad se burlaba de Añá, que a pesar de la transformación jamás pudo abatirlo.

La cuarta versión proviene de Santiago del Estero:

Cuentan los abuelos, que Icácu debió soportar un invierno muy frío, tanto que cierta mañana debido a la intensa escarcha se le helaron las patas y quedó adherido a un trozo de hielo.

Desesperado, Icácu le rogó al Sol para que derritiera el hielo.

Este le dijo que eso era imposible, porque Nube se interponía entre ellos. Entonces Icácu se dirigió a Nube y esta le respondió, que ella nada podía hacer debido a que Viento la manipulaba.

Aterrorizado fue a rogarle a Viento contándole de su tormento. Este le comunicó que Quincho lo estaba atajando. Dirigióse entonces a Quincho, quien le dijo que lo quemaba Fuego. Fuego, le dijo que lo apagaba Agua. Agua que se interponía Piedra y Piedra, que tan solo un hombre podía correrla del sitio que se encontraba.

Al fin, un hombre que pasaba por allí dio solución al problema que acuciaba a Icácu.

El pobre Icácu había estado tanto tiempo con sus patas heladas que se acostumbró a caminar a los saltitos, cosa que aún sigue haciendo. Y para agradecer al hombre que lo había ayudado decidió vivir cerca de éste, acercándose a comer las mieses que en los helados inviernos ciertos hombres aún le convidan.                     

 



Comentá esta nota:




Cantidad de visitas: 4422017






Más de Te cuento leyendas

LAYENDA DE LOS HUMAHUACAS

LEYENDA DEL TORDO

LEYENDA DEL CRESPÍN

LEYENDA DEL PALO BORRACHO

LEYENDA DEL MAÍZ

LEYENDA DE M`BIGUÁ

LEYENDA DEL SAPO

LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

LEYENDA DEL ÁRBOL DE SAL

LEYENDA DEL CLAVEL DEL AIRE

LEYENDA DEL CARDENAL

LA MUJER VÍBORA

LEYENDA DEL ALGARROBO

LEYENDA DEL CHAÑAR

LEYENDA DE LOS TINGUIRITAS

LEYENDA DEL QUEBRACHO COLORADO

LEYENDA DEL CARPINCHO

LEYENDA DEL JACARANDÁ

LEYENDA DE LA CRUZ DEL SUR

LEYENDA DEL CHAJÁ

CHERUFÉ, EL ABOMINABLE SEÑOR DE LA MONTAÑA

LEYENDA DEL BENTEVEO (BICHO FEO)

EL HALLAZGO DEL PEHUÉN

LAS BARBAS DEL ÑIRÉ

EL NIÑO Y EL CISNE (LEYENDA TEHUELCHE)

ÑANCULAHUÉN

LA MARIPOSA

LAS LÁGRIMAS DE KALILA

COMO COSQUÍN LLEGÓ A SER UNA LEYENDA

LA LEYENDA Y SU MISTERIO

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

LEYENDA DEL URUTAU

LEYENDA DE LA VIUDITA

GUALOK Y LAS ESTACIONES

COPAHUE

El ISONDÚ

EL ORIGEN DEL COYUYO

COMO LOS TOBAS CONSIGUIERON EL FUEGO

LEYENDA DE LA FLOR DEL CAMALOTE

LEYENDA TEHUELCHE, LA CREACIÓN DE LAS FLORES.

LEYENDA DEL LAGO NAHUEL HUAPI

LA AZUCENA DEL BOSQUE

PILUN DEWU, OREJITAS DE RATÓN

LA LEYENDA DEL IRUPÉ.

LA LAGUNA DE EPECUÉN

LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

NACIMIENTO DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO

EL REY DE LOS GUANACOS.

EL ORIGEN DE LOS GUARANÍES

EL ORIGEN DE LA MANDIOCA

LA MALDONADA

EL ORIGEN DEL SAUCE

EL ORIGEN DEL CALAFATE

LEYENDA DEL TIMBÓ

EL VIENTO ZONDA

NGUENECHÉN Y LA MALDICIÓN DE LOS CABALLOS BLANCOS

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

EL ÚLTIMO GUAYACÁN

LA YERBA MATE

EL GIGANTE DE PIEDRA

KAMSHOUT Y EL OTOÑO

LA FLOR DEL CARDÓN

LEYENDA DEL PALO SANTO - COSAKAÍT

KÁKACH - LEYENDA DEL PÁJARO CARPINTERO

HUIÑAJ

EL GIRASOL

LA CIUDAD DE ESTECO

LA TELESITA

CAÁ-JHE-EN

LA FLOR DEL CEIBO

EL VOLCÁN DOMUYO

LA BALLENA SEGÚN LOS TEHUELCHES

EL CARÁU

EL HORNERO

EL CHINGOLO

EL CEIBO Y EL JUNCO




Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar